miércoles, 16 de diciembre de 2009

Paren la hueá del frizz

¿Se han preguntado quién cresta inventó el frizz? ¿Qué ocioso sacó esa siútica palabra para hablar de los pequeños pelitos que asoman sobre los peinados lisos? El frizz son esos pelos cortos que quedan parados como con estática, rebeldes. Que hacen que tu peinado pelolais o el típico langüetazo no sea lo suficientemente liso y perfecto.

Alguna mina loca, enferma por su facha, no sólo se fijó en esos pelos sino que también los nombró, los hizo famosos y hasta mi pololo salió con la cuestión: “mi amor, tienes frizz”. ¡Que onda!

En la tele el frizz es otra enfermedad más creada por la moda. Como la inconfundible mata de cejas o el pelo en pecho depilado de los hombres. He escuchado minas en los pasillos de la universidad alegando contra el frizz, declarándole la guerra y contándole a medio mundo que “odian su pelo”. Y sí, es por el frizz.

Ahora para ser bella no hay que tener frizz: hay que extirparlo a toda costa. Me acuerdo que antes se hablaba de las puntas partidas y del pelo pajoso: o muy graso o muy seco. Pero ahora, se habla del frizz. “¿Qué champú usai? Ah pero igual te deja frizz”. Seguramente la mina neurótica que se fijó en el frizz de su pelo, nunca frotó un globo cuando chica. O quizás no se atreve a tirar con su mino porque puede quedar completamente frizzeada.

Antes uno se preocupaba de quedar embarazada, el chasconeo daba lo mismo. La mina tonta de hoy tiene que preocuparse del frizz porque sino pierde la “ondi” y no puede salir a ni una parte. Y una que anda llena de frizz por la calle, ni se da cuenta de que en la ducha tiene el nuevo anti frizz con frutas. Toda una pelolais.

2 comentarios:

ButImNot dijo...

jajajaj yo tengo frizzzzzz
muak-!

Mathilde dijo...

tooodas tenemos frizz....
lo bkn es que a muchas no nos importa
feliz año nuevo =o)