martes, 2 de octubre de 2007

Dos cosas

Ayer iba en el metro. De pie. Una lata.
En los asientos, un par de señoras hablando de la vida, cagadas de la risa.
Uno no tiene la intención de ser copuchenta pero, qué más da! Si es lo único que se puede hacer mientras uno va chato en el metro.
Una señora era gordita, bien morena, pelo mal teñido rojo y muy buena pa reirse y pa hablar fuerte.
La otra señora, un poco más vieja, pelo canoso, más recatada y silenciosa.
Les faltaba el tejido no más.
Hablaban de todo y de todos. De una amiga, de la vecina de la esquina y del hijo de la otra vecina, de un sobrino y de ellas mismas. El tema: la depresión.
Comentaban que era terrible esa enfermedad, que te dejaba como paralizado. Que la vecina de la esquina a veces se quedaba todo el día sentada en el living, con los pies recogidos sobre el sillón, mirando la tele sin ver nada. Todo el día.
También hablaban del sobrino, pero su caso era peor porque tenía una depresión bipolar. "Y dicen que esa es la peor de todas!".
El cabro a veces lloraba y no paraba de llorar y nadie sabía que hacer. Trabajaba en el INP (me acuerdo de esos detalles!) pero parece que lo querían mucho en la pega porque pasaba 5 meses del año con licencia médica. Y ganaba buen sueldo, pero el tipo era consumista. Esa era su terapia. Se gastaba toda la plata en compras compulsivas. Mucha ropa. Una de las señoras decía que el cabro tenía de todo pero siempre quería más y más. Y si no compraba, lloraba todo el día.
La otra señora le contestaba con su propio testimonio. "A mi me da por llorar también, y una no para! A veces ni sabe porqué está llorando pero como que no importa si tiene sentido, la cosa es desahogarse" (en serio me acuerdo muy textual de la conversa!).
La otra señora afirmaba con la cabeza. "Lo bueno es que cuando yo más mal estoy, mi marido como que tiene un sexto sentido, una conexión especial y siempre me llama cuando estoy angustiada. Me dice qué pasa gordita, estás triste, lo siento y a veces llega con regalitos a la casa y cosas así. Menos mal que tengo su apoyo!".

Que suerte!




Hoy fui a un encuentro con Ernesto Ottone, ex asesor de Ricardo Lagos y actual secretario ejecutivo de la CEPAL. La reunión se llevó a cabo gracias a la gestión de Daniel Manoucherie y Carlos Andrade, líderes del movimiento -o grupo jóven- "SocialActiva, la generación de la igualdad", que reúne a quienes estén interesados en política, de tendencias izquierdistas y progresistas.

La reunión estuvo excelente. A pesar de que Ottone llegó casi una hora tarde -lo que me molesta profundamente- el ambiente y los temas conversados estuvieron a toda raja. Una breve repasada al gobierno de Lagos, desde el punto de vista de Ottone, un concertacionista y asesor estratégico, un tipo muy inteligente, muy aterrizado, sin aires de poder ni ganas de mentir.

Se habló de todo. De lo bueno y lo malo. De la etapa de transición a la democracia. De lo complicado que fué negociar. De que el progreso debe implementarse de manera progresiva, nunca a tontas y a locas, dando como ejemplo el Transantiago. Hablamos de lo que se viene, de la crisis de la Concertación -muy asumida por Ottone- y de la subida en las encuestas de la derecha.

Hubo espacio para las preguntas, para las tallas y las risas. Ottone era encantador y empatizó muy bien con el tipo de audiencia que estaba escuchándolo. Y el grupo, de al menos 30 personas, un 7.0. Todos en silencio, respetuosos, atentos. Todos con ganas de participar, de construir.

Estuvo perfecto para mi gusto. Cositas ricas para picar, jugo, un ambiente sumamente acogedor (Daniel tu casa es hermosa) y una oportunidad muy interesante de conocer personas que sí quieren hacer algo. Por la ciudadanía, por el país, por un "mundo mejor" o quién sabe, por sí mismos.

Pero al menos se mueven.

5 comentarios:

Andrea. dijo...

Ale...
Las vueltas de la vida, no crees? eso de que todo se transforma cada vez lo siento mas real desde el punto de vista no solo de la física y del número de átomos que encontramos en los reactivos y productos de una reacción química... si no en que todo va girando y las cosas cambian y se presentan ante nosotros mismos de diferentes formas.
Me alegra y motiva tu participación en esto de los jóvenes progresistas, es una linda sorpresa. Te dejo un beso y te espero en mi cumple para q charlemos otro ratito.
Yo sigo preparándo mis clases, pendiente de Anto Libertad que se encuentra un poco afónica y esperando a uno como la pareja de la Sra del metro. jaJAJjajA

BESOS.
Andrea V.

Javier Canales dijo...

y qué tiene que ver una cosa con la otra? ottone tiene tendencia a ser depresivo o algo por el estilo? jaja un beso nerd!.. interesante leerte! nos vemooos!!

Sebastian dijo...

No hay nada mas rico que enterarse de 100 copuchas en las micros y en el metro... te puedes meter en romances, peleas de pololos, compañeros de trabajo, patas negras.. criticas al gobierno,a la justicia, etc... una gran diversidad de temas.


shauuu me voy a practicar sumo xD

V i v i t a! dijo...

Jajajajaja!es inevitable...escuchar esas conversaciones...cuantas veces nos habran escuchado a nosotros?nunca se sabe cuando estas del otro lado...

sergio dijo...

llorar... parece malo, se ve triste... cuando lloran, la gente se aleja... es como si tuvieray gangrena. LLORAR es una wea tan humana y tan gratificante... nadie tiene un día bueno 100% y ve y le pasan mil y un cosas desagradables... y más encima hay que aguantarlooo... no pasa...

soy hombre y lloro...prefiero tener un crisis de 5 minutos en el dia... que meses de angustia por no querer lagrimar.

ale... siempre me hací reflexionar
jajaja
la volaita