miércoles, 30 de septiembre de 2009

En el metro...

Ojos. Los ojos. Tus ojos. Mis ojos.

Redondos, ovalados, achinados, pequeñitos, grandes, expresivos, cansados, tristes, impresionados, alegres…

Ojos café, negros, azules, verdes, amarillos. Ojos de verdad y de mentira. Pestañas largas y cortas, crespas, lisas. Cejas abundantes, largas, cortitas, peludas y peladas...

Pómulos sobresalientes, puntudos, gorditos, huesudos. Pelos largos y cortos, estilosos, fomes, teñidos, rosados, castaños, locos. Pelos rubios, rizados, lisos. Pelos oscuros, gruesos, brillantes, delgados y opacos...

Narices lindas, finas, largas, redondas. Narices pequeñas, respingadas, anchas, chuecas. Narices todas. Huelen, sienten, respiran, inhalan, exhalan.
Bocas grandes, labios finos, rosados, rojos. Bocas pequeñas, bocas graciosas, bocas sin labios, labios que sobran, que hablan, que nombran, que aman...

Sonrisas alegres, enormes, abiertas, simpáticas, silenciosas. Sonrisas que gritan, que expresan, que muestran. Sonrisas tímidas y atrevidas. Que insinúan. Que responden...

Arrugas, gestos, expresiones, guiños. Dientes puntudos, lenguas largas. Dientes blancos, amarillos. Lenguas que juegan, lenguas rosadas. Dientes que faltan, dientes en mantención. Orejas largas, pequeñas, deformes, gigantes y sucias...

El cuello firme, grueso o delgado, sosteniendo, conteniendo. Cuellos largos, adornados, abrigados, estirados, torcidos. Cuellos pequeños, cuellos blancos, cuellos oscuros...

Hombros raíces, desnudos, coquetos, anchos, sensuales. Pechos pequeños, pechos en flor. Pechos redondos, grandes, contenidos, expandidos, alargados, desnutridos...

Brazos que resisten. Brazos que caen. Brazos levantados, estirados, apretados. Brazos gruesos, cortos, delgados, musculosos, largos. Manos que señalan, que aprietan, que saludan, que aguantan. Manos que se entregan a otras manos y manos que se guardan en los bolsillos. Manos y dedos firmes, largos. Dedos tensos, dedos adornados, solteros, casados. Deditos pequeños, deditos frágiles. Uñas coléricas, uñas mordidas...

Cinturas anchas, queridas, abrazadas. Cinturas curvas, cinturas acinturadas. Caderas de madre. Caderas de niño. Caderas de abuelos...

Un poto, muchos potos. Gordos, grandes, redondos, chicos. Ovalados, planos. Potos pequeños y firmes. Potos gelatinosos. Potos pelados y peludos. Potos helados todos...

Par de piernas firmes, par de piernas dobladas, sentadas, cruzadas. Adoloridas y cansadas. Par de piernas heridas. Par de piernas peludas y depiladas. Par de piernas largas y flacas, cortas y gorditas. Piernas sin par...

Pies cansados, pies al viento. Pies ahogados, abrigados. Pies con cayos. Pies y uñas largas. Pies y uñas pintadas. Uñas rotas. Pies alargados. Pies patones. Pies que sostienen, pies que descansan...

Tus pies, mis pies. Los pies. Pies.



Tan distintos, tan iguales. Somos energía y amor.


2 comentarios:

Javi dijo...

Oye, me gustó el escrito. Muy original. Me quedo con el mensaje final, notable.

Saludos ;-D

ALEX dijo...

muy expresiva y en realidad somos tan distintos en apariencias, pero no tan distinto en necesidades y personalidades